Follow by Email

viernes, 11 de noviembre de 2011

JUAN DE ARELLANO: EL ESPECIALISTA EN PINTURA DE FLORES EN MADRID DURANTE LA SEGUNDA MITAD DEL SIGLO XVII

Juan de Arellano nació en Santorcaz en 1614 y murió en Madrid en 1676. Al fracasar como pintor de figuras, descubrió en la pintura de flores una manera más fácil de conseguir el éxito.

Arellano produjo una gran variedad de obras, destacando las composiciones en pareja o en serie, aunque siempre con la necesidad de repetir las fórmulas más populares. Posteriormente, estas obras eran vendidas en su tienda situada en la calle Mayor en Madrid.

Su pintura de flores se caracteriza por un detallismo recogido de la pintura flamenca, combinando junto con un dinamismo propio de la pintura italiana.

Diferentes tipologías en sus pinturas de flores:

- Guirnalda de flores con figuración: En este tipo de cuadros colaboraba con otros pintores de temas figurativos. La colaboración de dos expertos garantizaba una gran calidad a la obra. Esta práctica era característica del norte de europa. Entre los pintores que colaboraron con Arellano destacan, Bartolomé Pérez (discípulo y yerno de Arellano) o Mateo Cerezo.

- Guirnalda de flores con paisaje:



- "botines" de frutas y flores: Tienen un formato alargado ya que se colgaban como sobrepuerta o sobreventanas.

- Flores con jarrones de vidrio: Los jarrones eran de diferentes formas y tamaños, pero siempre de cristal. Arellano muestra una gran habilidad técnica con el reflejo de la luz sobre el cristal y los tallos en el interior del mismo. La utilización de estos recipientes no es una novedad, ya lo hicieron otros artistas anteriores como Juan Van der Hamen y Antonio Ponce.



- Flores con jarrones de bronces y porcelana azul: Debido a su ostenticidad, probablemente eran para adornar las estancias palaciegas


- Cesta de flores: Son sus obras más importantes y las más conocidas. Empezó a realizarlas a finales de su carrera y todas ellas son de gran formato.



 - Cesta de flores sobre estructura arqutectónica: a veces combinadas con guirnalda de flores
 
Centrándose siempre en la simetría de la composición, proyectaba un foco de luz en la parte central mediante la utilización de flores blancas y amarillas. El resto de colores se distribuía de forma armoniosa, abarcando casi la totalidad del lienzo las numerosas flores.

La mayoría de sus obras fueron pintadas para ser vistas a la misma altura de los ojos del espectador, sin embargo, hay ocasiones en que realiza una pintura con perspectiva baja; esto es debido a que era un encargo para situar el lienzo en lo alto de la pared y decorar la estancia.



Las obras de Arellano eran compradas por coleccionistas que admiraban enormemente su pintura, ya que eran de extraordinaria habilidad y maestría. Fue un pintor no sólo valorado en Madrid, sino que en toda España, y muchos pintores seguían sus modelos como Batolomé Pérez, Gabriel de la Corte o Francisco Pérez Sierra entre otros; y algunos incluso, firmaron con el nombre de Arellano, pero no llegan a alcanzar la calidad extraordinaria del maestro.

Actualmente también son muy valoradas entre los coleccionistas y se llegan a pagar grandes sumas de dinero por una obra de Juan de Arellano.

                                                           Beatriz V.Mazariegos Álvarez de Toledo
                                                               Licenciada en Historia del Arte.
                                  Master de Tasación y Valoración de obras de Arte

1 comentario:

  1. Hola Dña. Beatriz me gustaria q echara un vistazo a dos cuadros q tengo,supuestamente,de Juan de Arellano. Si le interesa puede ponerse en contacto conmigo por email. Aqui se lo dejo lfs_75@hotmail.com.
    Un saludo.

    ResponderEliminar